Aprovechando el puente del Día de la Hispanidad tomé rumbo a Extremadura, una región totalmente desconocida para mí. Tomamos esta fotografía nocturna desde Cáceres, ya que la poca contaminación lumínica que hay por aquellos lugares, invita a este tipo de instantáneas de la Vía Láctea. Fue tomada antes de nuestro merecido descanso en el hotel rural La Encarnación , regentado por Victoria y Arturo, a quienes agradecemos su grata hospitalidad.